Burguillos del Cerro (Badajoz) - Avenida de los Remedios S/N - Telefono: 924 541 594

La estación

La estacion rural, alojamiento en burguillos del cerro, Extremadura

El Hostal-Restaurante La Estación abre sus puertas como una apuesta firme y distinta del alojamiento existente en la Baja Extremadura.

Nuestro hostal-restaurante se sitúa en un lateral de la villa de Burguillos del Cerro, a las puertas de la campiña extremeña, ofreciendo unas vistas inigualables del castillo templario al igual que de las iglesias góticas y neo-clásicas. Dispone de parking gratuito y amplias zonas abiertas como complemento indispensable para el esparcimiento y punto de partida de caminatas, paseos en bicicleta, juegos, etc.

El hostal ofrece 13 habitaciones de las cuales 7 tienen baño propio y 6 compartirán unos baños limpios y amplios.

Cuenta con una sala de estar cómoda donde se puede ver televisión o leer un libro de nuestra propia biblioteca, sala polivalente para juegos recreativos o talleres, una cafetería-restaurante con un servicio amable y una selección de bebidas y aperitivos, así como una carta cambiante con platos autóctonos y de gran calidad.

Queremos acercar a nuestros huéspedes al medio, a lo básico de nuestra tierra dentro de su rico y variado patrimonio. Nuestra intención es la de ofrecer una estancia cómoda y enriquecedora, involucrarnos en el proceso desde antes de la llegada del visitante hasta su partida, conducirlo en la variedad de opciones que La Estación ofrece y dejar las puertas abiertas para recibirlo de nuevo.

Tenemos los ingredientes, al igual que factores que armonizan un concepto y un final. Los ponemos en perspectiva para que su estancia sea inolvidable y mágica. Nos volcamos para poner al servicio de nuestros huéspedes y clientes toda nuestra experiencia y buen trato y, con ello, transmitir valores y formas que prevalecerán por mucho tiempo en la memoria de aquellos que nos visiten.

Su história

Los trabajos en la línea Zafra-Villanueva se suspendieron durante la Guerra Civil española (1936-1939), pero se reanudaron una vez finalizada esta. En 1942 se completó la línea hasta Jerez de los Caballeros. A pesar de que se realizaron los trabajos de explanación de terrenos y de que se había construido la estación de Villanueva del Fresno, nunca se llegaron a colocar las vías entre Jerez de los Caballeros y Villanueva del Fresno. España había quedado muy debilitada económicamente después de la guerra y la línea de ferrocarril nunca se completó; la línea no llegó a Villanueva del Fresno, ni a Portugal.

En 1.941 se crea la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (RENFE), la cual se hizo cargo de las líneas férreas españolas.
En sus días de gloria, la estación de Burguillos del Cerro tuvo dos paradas diarias. Los ciudadanos podían viajar a otras partes de España, como Sevilla y Madrid, a través de Zafra.
También podían viajar a la cercana ciudad de Jerez de los Caballeros.

La población aumentó de aproximadamente 6.200 habitantes en 1930 a 8.099 en 1960. Los descendientes del señor MacLennan, ingeniero escocés, vivieron en Burguillos desde 1956 hasta 1960, integrándose perfectamente en la población. Su hijo Ricardo MacLennan, tuvo relación con varias minas burguillanas. Recientemente Charly y Javier MacLennan han visitado Burguillos.
Los nietos del ingeniero Sr. MacLennan haciendo la primera comunión en Burguillos del Cerro, a fines de los 50.

El tren también transportó los minerales de la mina Monchi desde la década de los cincuenta del siglo pasado hasta su cierre en la década de los setenta.

El desarrollo industrial de España, en la década de los sesenta, provocó un fuerte movimiento migratorio desde las regiones más empobrecidas del sur hacia las más ricas del norte. Muchas personas de Extremadura salieron de sus casas para iniciar una nueva vida en las ciudades económicamente más fuertes como Madrid, Barcelona y Bilbao. Los burguillanos no fueron una excepción, ya que emigró una parte importante de la población, bajando la misma a 4.360 habitantes en 1970. Con el tiempo, este éxodo también representó una disminución progresiva de los ferrocarriles en Extremadura. En la década de los ochenta muchas de las rutas radiales, junto con sus estaciones, cesaron su actividad.

Aunque la estación de tren de cerró 1969, un tren de mercancías continúa hasta la fecha funcionando transportando los productos de Siderúrgica Balboa.
Las estaciones y edificios que quedaron después de su cierre son parte del paisaje extremeño. Estas estaciones antiguas no son sólo entidades físicas, son los recuerdos y tradiciones de las personas de aquel tiempo, los que vinieron antes y los que quedaron. Estas memorias se capturan y se inmortalizan en las historias locales, anécdotas, poemas y fotos sin tiempo que se han convertido en parte de la cultura y el patrimonio de esos lugares abandonados.

En lugar de tener estos edificios en ruinas, algunos pueblos decidieron muy acertadamente rescatarlos. Uno de esos edificios rescatados es la preciosa estación de tren de Burguillos del Cerro. Situada en el centro de la línea Zafra -Jerez, el ayuntamiento, muy acertadamente, tras un convenio con RENFE, decidió rehabilitar la estación, mediante proyectos de Escuelas Taller, empleando a personas del municipio.

Con el tiempo, se ha revitalizado como albergue, bar y restaurante; un negocio que comenzó en 2011 y, recientemente, ha sido adjudicado a un nuevo emprendedor.
La Estación podrá, una vez más, compartir los recuerdos y el legado de la vía férrea con su pueblo. Antonio Requejo Coronado, nuevo responsable, planea mantener la historia de Burguillos floreciente a través de proyectos y recorridos por el pueblo y sus alrededores.

“La Estación”, como se le conoce cariñosamente, será una reminiscencia del pasado, pero con un toque moderno. El Sr. Requejo trae de vuelta una forma de vida más sencilla, que conecte a sus invitados con la naturaleza.